Las Estufas de exterior: Setas de gas para exterior o Estufas eléctricas para exterior por infrarrojos.

 

¿cual es la mejor opción de calefacción para exterior?

Las estufas de exterior tienen la función de hacer más confortable la estancia a la intemperie en patios, jardines o terrazas, en épocas de frío. Se comenzaron a utilizar en domicilios particulares, pero pronto se comprendió que podían ser de gran utilidad en los exteriores de bares, hoteles y restaurantes. Poco después, gracias a las leyes anti-tabaco, su uso se extendió hasta el punto de que hoy día es difícil ver terrazas en invierno que no tengan una o varias estufas aptas para exteriores. Actualmente, no solo las usan hoteles, bares o restaurantes. También los pubs y discotecas, en cuyo interior tampoco los clientes pueden fumar, habilitan espacios con estufas en terrazas o la misma calle, para mantener su clientela. También es un complemento muy útil en caravanas y en equipos para hacer camping.

Las estufas exteriores pueden utilizar gas o electricidad como combustible. Veamos las ventajas y desventajas de cada opción.

  • Las dos cumplen la función principal de calentar su entorno, aunque las estufas de gas satisfacen peor la sensación de estar en un ambiente cálido ya que el calor se dirige hacia arriba, sonde no lo necesitamos, mientras que las estufas de infrarrojos proyectan el calor de arriba hacia abajo y calientan directamente a las personas y a las cosas mediante radiación infrarroja sana.
     

  • Desde el punto de vista ecológico:

    Las estufas eléctricas de infrarrojos son una mejor opción. Las estufas de gas producen C02 y contaminan más que las eléctricas de infrarrojas, cuestión que han tenido en cuenta algunas marcas que desarrollan estufas de gas, mejorándolas para que se ajusten mejor a las directrices ecológicas, aún así en muchos países ya han empezado a prohibir el uso de estufas de gas en sitios públicos.

     

  • Respecto al consumo:

    La eficiencia de las estufas eléctricas por infrarrojos es superior al 92%, es una cifra altísima que muy pocos aparatos logran alcanzar. Significa que casi la totalidad de la energía eléctrica se trasforma en calor. El 8% restante se transforma en luz, proporcionando una tenue iluminación que crea un ambiente agradable. Las lámparas infrarrojas que utilizan las estufas para exterior eléctricas  consumen entre 10 y 26 céntimos por hora según su potencia. Si lo comparamos con la clásica estufa de gas de tipo seta, la bombona de 12,5 Kg a 880g/h dura menos de 15 horas, lo que representa un consumo de más de 90 céntimos por hora. A esto debemos añadir que las lámparas de infrarrojos no necesitan un tiempo de calentamiento sino que actúan de modo instantáneo, permitiéndonos encenderlas sólo cuando es realmente necesario utilizando un interruptor o incluso un sensor de presencia con el consiguiente ahorro añadido. Visto esto, es más económica la calefacción exterior con estufas eléctricas de infrarrojos que con setas de g
    as.

 

  • Seguridad en sitios públicos:

    Si el exterior donde queremos utilizar la estufa de exterior es público, sin duda las setas de gas son un inconveniente a tener en cuenta ya que estamos utilizando una fuente de energía que es un combustible nocivo y letal para la salud.
    Por el contrario, los calefactores infrarrojos para exterior emiten calor por radiación infrarroja.

    La radiación solar que consigue atravesar la atmósfera, abarca desde el rayo ultravioleta hasta el infrarrojo, pasando por la luz visible. Algunas de esas radiaciones, como los rayos ultravioleta, son nocivas (dañinas para la salud) y pueden producir quemaduras, por el contrario los infrarrojos son inocuos y sólo transmiten el calor del sol, aportando sólo calor y bienestar saludable. Una buena estufa de infrarrojos emite solo infrarrojos (y una pequeña parte de luz visible roja) por lo que proporcionan un calor agradable, natural y sano. De hecho se utilizan lámparas de infrarrojos similares en las terapias para tratamientos de salud mediante calor. Aunque son poco conocidos en España debido a nuestro clima, los calefactores de infrarrojos de onda corta y onda media llevan muchos años utilizándose para la climatización de exteriores en países con climas extremos, ya que son notablemente más eficaces y económicos que los sistemas tradicionales.​

     

 

Resumiendo... estamos seguros que la mejor opción para calentar en el exterior es el CALOR INFRARROJO, resumimos los beneficios:

 

 

BENEFICIOS DEL CALOR INFRARROJO:

 

Calor instantáneo y diseño modular.

• Calor instantáneo en menos de 1 segundo.
• Tamaño reducido y fácil instalación.
• Diseño ergonómico, estético y funcional.
• Protección de la lámpara frente a agua y polvo.

• Material de alta calidad sin riesgo de corrosión. 

 

Calor sano

• Libre de emisiones de CO2 y de NOx.
• No requiere utilizar consumibles peligrosos.
• No genera suciedad ni ruidos.
• Calor sano sin humos o sustancias nocivas.
• No remueve el aire (ideal alérgicos).
• Confortable sensación de estar al sol.

 

Calor económico

• Calor eficaz y económico.

El 92% de la energía se convierte en calor.
• Calor directo que no calienta el aire, recibiendo todo el calor las personas y los objetos radiados.
• Calor orientable como la luz, aprovechándose allí donde se necesita.
• No hay pérdida de energía por precalentamiento o por ascenso del aire.
• Lámparas Phillips y Victory de máxima eficiencia y una duración de más de 7000 horas de uso.
• No requiere mantenimiento.
• Energéticamente más barato que cualquier otra tecnología.

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas recientes

27/03/2017

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square